¿Eres patrocinador o eres una mosca?

MOSCA

De un tiempo a esta parte y seguramente por culpa de la falta de previsión y visión de futuro y porque no, también por culpa del hippismo con el que han vivido hasta ahora muchas ONG y Fundaciones lo están pasando más que mal viendo reducidas las subvenciones y apoyos económicos a los que estaban acostumbradas provenientes de la Administración y de sus donantes habituales. Y esto es gordo y peligroso a la vez,  porque las ONG no son empresas convencionales, porque cumplen un papel vital en la sociedad: salvan vidas, cuidan enfermos, ancianos, dan de comer a los pobres, los visten, les dan asilo y casa. Asisten a las mujeres maltratadas, investigan vacunas que curan, buscan trabajo y formación para los discapacitados, los toxicómanos y los emigrantes.

Luchan por un mundo mejor y se dejan la vida en ello. No conozco profesión tan maravillosa y que resulte tan injusta a la vez.

El 70% de la subvención del tercer sector es o mejor dicho, era hasta ahora, pública y el resto proveniente del sector privado. Pero ojo, un 20 % venía de la Obra social de las Cajas de Ahorro. Ante esta situación, se está produciendo una descontrolada colección de acciones a la desesperada por parte de muchas ONG en busca de recursos par autofinanciarse. Fiestas, campeonatos de pádel ,conciertos, carreras solidarias y subastas mil. En las mesas de los directores de recursos humanos de muchas empresas, se amontonan peticiones para patrocinar tal o cual evento a cambio, la mayoría de las veces, de incorporar el logotipo de la marca como empresa colaboradora, patrocinadora o empresa amiga. Con un poco de suerte y si la ONG es de las influyentes, algún famosillo con mirada de pillete y cara de salvador de la humanidad, se hará una foto en un photocall de cartón pluma, rodeado de todas las marcas patrocinadoras. Normalmente, las que más dinero han puesto van a doble tamaño o están repetidas varias veces, no sea que en la foto queden tapadas y la próxima vez no quieran participar

El patrocinio visto así, es pan para hoy y hambre para mañana, porque un logotipo en una esquinita del póster de un evento o en la foto de los ecos de sociedad de un periódico es una mosca en un campo de girasoles en pleno mes de marzo. La empresa no obtiene ningún tipo de beneficio en este tipo de intercambio. Ni social ni mucho menos económico y esto a la larga es perjudicial para todos.

El 80% de los consumidores cree que las empresas deberían participar de manera más activa en la solución de los problemas sociales y muchas empresas han entendido que su papel en  la sociedad pasa por adquirir estos compromisos y se han puesto las pilas. Pero dar dinero a cambio de patrocinar un evento, no es un  compromiso. Es caridad.

En 1000friends tenemos una unidad específica para ayudar a las ONG y fundaciones a gestionar sus estrategias de fundrising y establecer vínculos de beneficio mutuo con las empresas y sus donantes, porque creemos que es lo que ahora toca, pero lo que estamos viendo es que todavía muchas ONG tienen verdadero pánico a la palabra marketing.  Pánico a entrar en estrategias publicitarias, más cerca de la empresa privada que de la empresa social que ellos representan. Es como entrar de golpe en el despacho de Don Draper de Mad Men y compartir con él una copa de whisky de importación.

Seguro que no es necesario tirarse al whisky o a los brazos de trasnochados directores creativos, pero el objetivo, sin duda, tiene que ser decirle adiós a la caridad y hola al marketing. Ahora toca acudir a las empresas no en busca de su logotipo a cambio de una donación, sino con una sólida estrategia debajo del brazo. Una idea potente e innovadora capaz de generar beneficios para los objetivos de la ONG y también un retorno para la empresa en forma de imagen positiva y porque no, en forma de un incremento de ventas.

Muchas ONG y Fundaciones lo están haciendo así y empiezan a aparecer ya, fantásticos ejemplos de marketing con causa social creado y gestionado por profesionales. Que no pasa nada si se venden más yogures con la solidaridad. Todo es cuestión de hacerlo de una forma trasparente, sincera y efectiva.

Estoy seguro que hasta Don Draper estaría hoy, de acuerdo.

Anuncios

  1. Pingback: ¿Eres un patrocinador o eres una mosca? parte 2 | El blog de 1000friends
  2. Pingback: ¿Eres un patrocinador o eres una mosca? parte 2 | El Magazine de 1000friends

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s