Para qué diablos le sirve a una empresa ser socialmente responsable.

Vayan preparándose porque este año va a ser el año de las empresas socialmente responsables. Y ya no solo como una tendencia fomentada por algún gurú de medio pelo surgido de alguna reputada escuela de negocios americana, sino como un efecto de auténtica discriminación empresarial. Es como si el hecho de que una empresa no sea considerada como una empresa socialmente responsable las eliminara de un plumazo de las empresas que compiten en el mercado. La cuestión es ¿Para qué le sirve a una empresa ser socialmente responsable? ( esta vez he sacado lo de “diablos” porque ya me parecía demasiado tremendo ) Y sobre todo, una empresa socialmente responsable ¿vende más?

En 1000friends llevamos una temporada colaborando con las empresas y siempre explicamos que ser socialmente responsable no tiene por qué estar reñido con el objetivo de vender. Ahora bien, ser socialmente responsable con el claro objetivo de vender es un boomerang con una carga de dinamita que puede destruir de un plumazo la reputación de una empresa. Los datos y las encuestas, que nunca se equivocan, dicen que el 87% de los consumidores piensan que las empresas deben considerar en su estrategia de igual manera los intereses económicos como los sociales ( * )

Algo está pasando evidentemente en la decisión de compra de los consumidores, aunque por otra parte, parece obvio que cualquiera nosotros responderíamos lo mismo a la pregunta de ¿prefiere comprar los productos de una empresa comprometida con los problemas de la sociedad o los de una que solo busca beneficios empresariales?. Y tampoco he visto hasta la fecha un dato realmente fiable de aumentos de ventas gracias a las acciones sociales de las empresas.

Entonces ¿a qué viene esta fiebre de responsabilidad social? Sin duda porque una inversión en acciones de responsabilidad social, aporta a las empresas y sus productos, un evidente factor de diferenciación positiva frente a las que no lo hacen. Los consumidores se inclinarán siempre por marcas con compromiso social, “marcas socialmente responsables”. A igualdad de calidad y precio el 78% escoge marcas comprometidas socialmente y el 88% piensa que las empresas deberían tener participación activa en la solución de los problemas sociales ( y dice solución, no participación )

Y ¿esto cómo se hace? Porque dudo que a estas alturas, ninguna empresa se arriesgue deliberadamente a participar en un mercado sin la etiqueta de marca socialmente responsable. De nuevo las encuestas que haberlas haylas, dicen que el 70% de las marcas podrían desaparecer y a la gente no le importaría.                                                                                        Pertenecer a ese exclusivo 30% se va a convertir este año y el próximo y sin duda durante una larga temporada, en el quebradero de cabeza de muchas marcas, porque el título de socialmente responsable ya no se consigue con el voluntariado de los empleados pintando una escuela en un barrio pobre, ni con bonitos anuncios enTV, ni con la filantropía desmesurada del presidente, ni con la foto en la sección Empresas de El País, del orgulloso director de recursos humanos entregando un talón de cinco cifras a una ONG.

No es fácil convertirse de la noche a la mañana en una empresa socialmente responsable y muchas empresas caen en el intento por culpa de no hacerlo bien, con la pérdida de dinero, esfurzo e ilusión que supone. Pero hay algunos puntos de coincidencia en muchas de las empresas que sí lo están haciendo bien.

1. La responsabilidad social de su empresa no puede nacer pensando en ventas o solo en ventas, porque si se hace bien, de forma ordenada y de honesta, al final derivará en una mejora de su reputación y por ende, ventas. Women ´secret ha lanzado una linea de sujetadores para mujeres que han sufrido una extirpación de pecho. No piensan en negocio sino en ayudar a sus consumidores. Dove lleva años haciendo sentir a sus consumidores que no solo son una empresa que piensa en vender productos de belleza sino que les dicen a sus consumidoras que la belleza no está en los estereotipos impuestos por la publicidad y la moda.

2. Seleccione el compromiso social más adecuado para la empresa y más convincente para sus clientes. Si su empresa fabrica lavadoras, olvídese de contribuir a la conservación de las aves rapaces en el Pirineo de Lérida. Muchas marcas se suben al carro de la responsabilidad social de manera poco coherente con su personalidad de marca y su negocio. Pantene fabrica y distribuye solidariamente pelucas de pelo natural a través de donaciones de sus clientas para ayudar a las mujeres que han perdido el suyo por causa de los tratamientos contra el cáncer.

3. Alinee los objetivos sociales con los objetivos de marketing. Y esto solo se consigue sentando en la misma mesa a los responsables de recursos humanos, corporate y marketing. La marca de zapatos Toms regala unos zapatos a niños sin recursos por cada par de zapatos vendidos. Patagonia proponía a sus consumidores americanos durante el Black Friday que no compraran nuevas cazadoras de la marca sino que reciclaran las que ya tenían.

4. Sea honesto y no dude en comunicar los esfuerzos de la compañía, sobre todo sus logros y por qué no, también admita sus errores, porque en el mundo 2.0 la trasparencia y la honestidad son fundamentales.

5.Escuche a sus consumidores . Ser responsable es una decisión empresarial pero una marca nunca será socialmente responsable si los consumidores no piensan que lo es. Le recomiendo encarecidamente que una vez tomada la decisión, deje aconsejarse por expertos. Centre sus esfuerzos en lo que realmente sabe hacer y deje a los cocineros ocuparse de la cocina.

Captura de pantalla 2013-09-29 a la(s) 09.50.01

Artículo de José María Batalla en el Blog de 1000friends. Si desea contactar con nosotros haga click aquí.

* (Fuente Edelman)

Anuncios

  1. Pingback: La curiosa relación entre la leche de vaca y un concierto de Wagner. | El blog de 1000friends
    • josé maría batalla

      Yo creo que si supieran cómo y los resultados que podrían obtener, muchas empresas dedicarían mucha más atención a la RC que a la publicidad tradicional pagada que empieza a interesar cada día a menos personas.

  2. Pingback: La curiosa relación entre la leche de vaca y un concierto de Wagner. | El Magazine de 1000friends

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s