Bieber, Cyrus y la reputación.

Captura de pantalla 2014-05-01 a la(s) 08.23.23En un espacio muy corto de tiempo el mundo ha asistido al vertiginoso ascenso e igual de rápido descenso a los infiernos de dos jóvenes estrellas (estrelladas): Justin Bieber y Miley Cyrus. De ser considerados unos mitos, ambos han acabado cayendo (tirándose) por un precipicio sin fondo. Mal aconsejados, y seguramente mal educados, ambos adolescentes han pasado a ser tristemente famosos por continuas excentricidades. Millones, alcohol, romances, estupefacientes, fiestas y provocación sexual se han convertido en los tags más repetidos en los buscadores en relación con este popular dúo.
Aunque a algunos les puedan hacer gracia los desmanes de estas criaturas, lo cierto es que las marcas patrocinadoras (y los consumidores, los que compran) ven con horror el camino de ambos. Porque no encarnan valores positivos, porque han traspasado la línea del mal gusto y porque la gente empieza a estar cansada de la estupidez e inmadurez de estos niñatos.

Todo el mundo ha coincidido al señalar que la reciente debacle financiera mundial se produjo por la falta de valores, de ética, y el enriquecimiento egoísta de unos cuantos. “El Lobo de Wall Street” es sólo un botón de muestra. Sin embargo, parece que la industria del ocio y entretenimiento no parece haberse enterado. Y se dedican a fabricar y vendernos modelos de conducta tan poco ejemplares como Bieber y la ex Hanna Montana. Se podría decir que son famosos de laboratorio, con un comportamiento programado.

Lo único es que parece que sus mentores han perdido el control y la cosa se les ha ido de las manos. Y los que un día fueron estrellas admiradas por los jóvenes, hoy abanderan una especie de movimiento contra valores universales como la humildad, la generosidad o la sencillez. Los que mueven los hilos de ambas marionetas deben creer que esto les va a salir gratis. Porque, al fin y al cabo, lo importante es hacer mucho dinero y muy rápido. Eso creen.

No se dan cuenta del daño que están haciendo a toda una generación de jóvenes necesitados de referentes auténticos. Seguramente, los creadores de estas estrellitas no han leído un solo manual sobre reputación. Se trata de aprovecharse del tirón mediático de ambos para sacar tajada del escándalo, la excentricidad, el cortoplacismo y la ordinariez (estupidez). Todo esto sería solo una broma de mal gusto si no fuera porque ha sido absolutamente orquestado desde el backstage por profesionales conscientes del mounstruito que estaban creando.¿Los desactivarán pronto o dejarán que se autodestruyan poco a poco? Esa es la cuestión.

¿Son estos los modelos, los referentes, que necesitan hoy los jóvenes de nuestro planeta? Pues vamos de ala.

 

Artículo escrito por Gabriel González Andrío.

Foto : Daily Mail.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s