La relación entre la responsabilidad social, el baile de la cobra y una camiseta con pulpitos muy chula.

La generación del milenio, los que ahora tienen entre 20 y 35 años, según datos de Nielsen, representan el 50% de los consumidores y están dispuestos a pagar más por productos responsables. En otro informe realizado a los consumidores americanos por parte de Good Must Grow  ( !!! que nombre tan genial para una consultora de Marketing Social !!! )  el 30% de los consumidores aumentará este año la compra de bienes y servicios a empresas socialmente responsables  y más de la mitad opina que realizar compras a este tipo de empresas es una forma más fácil de hacer algo para apoyar a la sociedad.

Captura de pantalla 2014-09-07 a la(s) 13.15.09

Queridos empresarios, esto va en serio. Ya no estamos hablando de caridad, de filantropía o de acciones sociales para cumplir el expediente y reservarse un pedazo del corazón de sus consumidores. Y mucho menos de invertir en carísimas campañas de publicidad con el objetivo de que los consumidores piensen que su marca es tan buena y tan sostenible que merece ser comprada por encima de otras marcas. No, no se trata de esto.

Los empresarios ya no pueden hacer la cobra cuando alguien les hable de responsabilidad social porque se perderán el beso que les puede hacer ganar mucho dinero.

Estamos hablando de que los ciudadanos están de un activismo responsable subido a través de los productos que consumen, Un activismo basado en valores y en pautas de conducta responsable, que cada vez se traga menos los esfuerzos de las empresas por demostrar su buenismo y compromiso social. Ciudadanos-consumidores que se enganchan a las marcas que se comprometen de verdad con los problemas sociales que les afectan

Es su manera de demostrar al mundo y a si mismos su propia responsabilidad social, a través de las marcas que consumen, las que lucen en sus camisetas o con las que se comunican con sus amigos. Es como si dijeran “no cuentes conmigo para hacer publicidad de tu marca si realmente no eres una marca socialmente responsable. No quiero que la gente piense que apoyo marcas como la tuya” Tampoco se trata ahora de que las empresas se conviertan en las salvadores del planeta. También se trata de ganar dinero, por supuesto.

En un post anterior, expliqué el caso de Patagonia, una marca que desde hace años ha introducido la Responsabilidad Social  en su modelo de negocio y ha dirigido su marketing a conectar con su consumidor (el famoso engagement) escuchándole y construyendo una reputación que casa 100% con los valores de sus clientes y que le ha supuesto triplicar sus beneficios en los últimos cinco años. (acaban de invertir 20 millones de dólares en un fondo de capital riego para financiar nuevas empresas que trabajan para encontrar soluciones sostenibles en las áreas de textil, alimentos, agua, energía y residuos) .

RAW FOR THE OCEANS.

Este verano he conocido el caso de otra marca muy relacionada con esta nueva generación de los milenials. RAW ( Raw for the Oceans )

Captura de pantalla 2014-09-07 a la(s) 13.21.46

Acaban de lanzar un proyecto colaborativo para reciclar y transformar la basura de los océanos en material para producir productos textiles. No es caridad, no es green washing, no es una acción social que nace y muere, es toda un estrategia muy bien construida desde el alma de la empresa con el objetivo de contribuir a limpiar de mierda los océanos  y utilizar a sus consumidores como cómplices de este plan. Su estrategia es tremendamente sencilla:

. Primero han sabido “localizar” perfectamente un problema social creíble ligado con su marca, que importa y encaja en los valores de sus consumidores.

. Segundo, lo ha introducido en su RS, no como una acción aislada, sino invirtiendo millones de dólares en todo el proceso de producción y trasformación sostenible a todos los niveles y con todos sus stakeholders.

. Y para cerrar con pompa y circunstancia con redoble de tambores, lo ha sabido comunicar y multiplicar eficazmente nada menos que con el happy Pharrell Williams de embajador, comprometiendo a toda su cadena de seguidores, fans y apasionados de la marca.

 

Sinceramente les deseo todo el éxito del mundo. Si encuentro una camiseta XXL prometo comprarla.

Aquí tenéis el video de presentación con los happy pulpitos y toda la happy del mundo.

 

 

 

Artículo de José María Batalla en el Blog de 1000friends. Si desea contactar con nosotros haga click aquí.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s