Las marcas buenas lo son por lo que hacen, no por lo que dicen.

En un plato de huevos con bacon, la gallina está implicada pero el cerdo está comprometido.

Después de más de 20 años trabajando en agencias de publicidad puedo distinguir enseguida cuando una marca utiliza estrategias de comunicación social con el objetivo de vender más, aparentando ser una marca preocupada con los problemas de sus consumidores y cuando una marca está realmente comprometida, no solo con los problemas de sus consumidores, sino con los de la sociedad en su conjunto.

Ahora en Navidad, es curioso, aunque lógico, a muchas marcas les dan arrebatos de buenismo descontrolado y multiplican sus esfuerzos para contribuir a que el planeta sea mejor. Es de agradecer, por supuesto, pero seguramente por falta de una visión global estratégica y bien planificada, a menudo todo se queda en buenas intenciones que nacen y mueren con una dudosa repercusión social y con un esfuerzo en tiempo y dinero que no revierte en la propia Compañía.

En el post anterior hablé sobre una iniciativa de Nestlé con su caja de bombones de Navidad diseñada por La casa de Carlota, el estudio de diseño en el que trabajan creativos con discapacidad y estudiantes de escuelas de diseño. Ahora os quería presentar dos bodegas que han lanzado unas iniciativas con compromiso social francamente brillantes y 100% comprometidas. La primera es la Bodega Alemany i Corrió del Penedés y su “El Microscopi 2013” un vino que además de bueno, destinará todos los beneficios de su venta a la compra de un microscopio ( de ahí su nombre ) para el Instituto Oncológico del Hospital del Valle de Hebrón de Barcelona.

Microcopio-2013-vinoLa otra, es un maravilloso vino de la Rioja “Sol de Otoño” de las bodegas S.Dunviro que han contratado personas con discapacidad para trabajar en la bodega y la venta de las botellas se destina a la Asociación Riojana Pro Personas con discapacidad.

Captura de pantalla 2014-12-30 a la(s) 10.19.09No sé, pero en esta época de crisis y de recortes en las ayudas sociales por parte de la Administración, en la que uno de cada cuatro niños vive en una familia en el límite de la pobreza, y en el que la investigación médica sobrevive a costa del fundraising y la caridad, es admirable como muchas empresas se olvidan por un momento de la obsesión por vender más que nadie y en invertir en inútiles campañas de publicidad para decir lo buenas que son y simplemente, hacen.

Es la gran diferencia entre el decir y el hacer, entre implicarse y comprometerse. Y entre ser cerdo o gallina.

Artículo de José María Batalla en el Blog de 1000friends. Si desea contactar con nosotros escribanos aquí: grupo@1000friends.es. Si quiere expresar su opinión sobre el artículo, estaremos encantandos de leer sus comentarios y si quiere contactar con el autor, aquí estoy: josemaria.batalla@1000friends.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s